Corea Popular: EEUU debe pedir perdón ante humanidad

0

RPDC rechaza acusación de EEUU sobre ataque informático a Sony

north-korea-issued-a-mysterious-message-about-the-hack-on-sony-pictures

El Departamento de Política del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 21 una siguiente declaración:

En estos días, una noticia rara ocurrida en medio del territorio norteamericano, infame nido de la injusticia, circula ampliamente a todo el mundo.

Sony Pictures Entertainment, empresa productora y divulgadora de películas de EEUU, que trataba de rodar y propagar “The Interview”, película reaccionaria que difama atrevidamente la máxima dignidad de la RPDC e incita hasta el terrorismo, sufrió un ataque cibernético delicado, destructivo y coercitivo. Se dice que con ese ataque Sony Pictures Entertainment se encuentra a un punto de caer en un miserable caos por haber sufrido inmensos daños de bienes y fondos.

También dentro de EEUU se oyen voces como “vergüenza sufrida por ‘Sony Pictures Entertainment'”, “Cosa tan triste provocada por Estados Unidos”, “‘Sony Pictures Entertainment’ levantó la bandera blanca ante los hackers” y “Catástrofe sin precedente sufrida por Estados Unidos de América”.

También dicen que los protagonistas que asestaron el duro castigo de justicia son los especialistas cibernéticos autodenominados de “defensores de la paz”.

Muchas agencias de divulgación de películas y dramas de 41 estados estadounidenses, Canadá y de América del Norte, que sintieron gran pavor y amenaza ante tal despiadado ataque cibernético contra la injusticia, cancelaron de inmediato la proyección de esa película. Sony Pictures Entertainment, que tomó la iniciativa del rodaje y divulgación de tal metraje, publicó apresuradamente la declaración de interrumpir su proyección programada el 25 de diciembre en 63 países del mundo.

Si bien no se sabe la dirección y la residencia de los ejecutantes del ataque, el CDN de la RPDC aprecia mucho la acción honrada de los “defensores de la paz”.

Y considera como afortunadas las medidas de “Sony Pictures Entertainment” que dejó de distribuir, aunque sea tarde, esa película debido a la decisión resuelta y la fuerte presión de las distribuidoras de películas y dramas que se decidieron a interrumpir la proyección de la película reaccionaria.

Esta es la posición oficial del ejército y pueblo coreanos en cuanto al presente incidente ocurrido en el lugar céntrico de EEUU.

Mantenemos tal posición porque la película “The Interview” es reaccionaria y justifica e incita el terrorismo que no debe ser tolerado en cualesquier países y regiones.

Otra razón reside en que la película está penetrada por el contenido que agita astutas y viles maneras para asesinar al jefe de un digno estado soberano.

Hasta los círculos políticos y sociales de Estados Unidos dicen que es un “proceder muy erróneo difamar al jefe del estado de ese país (RPDC) por más que éste practique una política diferente a la norteamericana y se encuentre en relaciones hostiles” y que con tal motivo EEUU “sufrió la miserable desgracia y la merecida cuenta”.

Apreciamos altamente los justos actos de los “defensores de la paz” porque ellos impidieron de antemano la circulación viciosa de venganza que genera de continuo el terrorismo.

Es un hecho muy razonable que las empresas de películas y dramas que deberían difundir la moralidad y la civilización no hayan participado en los actos malsanos en contrapelo de sus nobles misiones.

Pero, lo problemático es que EEUU y las fuerzas seguidoras divulgan un rumor irrazonable como si el presente ataque cibernético fuera de la RPDC.

El Buró Federal de Investigación de EEUU (FBI) publicó el día 19 de diciembre el resultado de investigación del caso de hacking a “Sony Pictures Entertainment”.

Según ello, podemos saber que es horrible el daño.

Sería merecido el precio causado por las acciones injustas y la barbaridad que atentan contra otros.

Sin embargo, el imperio publicó una llamada declaración de que tal precio fue causado por la RPDC.

Aunque son terribles y vergonzosos los daños sufridos, no debe cuestionar atrevidamente a otro.

Ahora, FBI toma el resultado de análisis técnico sobre el programa de hacking utilizado por los “defensores de la paz” en el presente ataque como procedencia de que el caso catastrófico ocurrió debido a la RPDC.

Según el resultado, se descubrió que el código maligno accedió varias veces a IP del Norte de Corea. Y las maneras de hacking son semejantes a las aplicadas en el “incidente de hacking 20 de marzo” y el ataque cibernético contra redes locales de los medios y otros objetos que surgieron en los últimos años en el Sur de Corea.

Especialmente, el resultado añade que el código maligno y el algoritmo aplicados en el presente ataque tienen unos puntos similares a los usados en el ataque cibernético contra el Sur de Corea.

Insatisfechos con esas “evidencias” irrazonables, FBI habla inciertamente de que es imposible presentar otras pruebas debido a la “protección de fuente de informaciones sensibles”.

Esto significa reconocer por sí mismos que el rumor de “acto del Norte de Corea” no es una prueba científica sino una insistencia artificial.

Es de sentido común que el método de ataque cibernético es casi igual en escala mundial.

En el espacio cibernético se difunden programas y códigos de hacking de diversos tipos.

Si alguien hubiera usado el programa y el código de hacking de EEUU y aplicado la palabra imperativa y el método cifrado, ni siquiera el FBI habría reconocido que su país lo haya hecho.

La RPDC no intentó ni hizo nunca el ataque de hacking en contra del Sur de Corea, connacional.

En cuanto al ataque de hacking de que hablan los títeres surcoreanos, estos son disparates e intrigas inventados por ellos mismos.

Todas las pruebas publicadas por FBI están basadas en los infundados datos científicos y disparates inventados, razón por la cual la misma declaración de FBI no pasa de ser un nuevo documento inventado.

Esto es nuestro criterio en cuanto a los actos bandidescos de EEUU que nos cuestiona perversamente.

La seriedad del problema reside en que el mismo presidente norteamericano Obama proclamó como hecho consumado el rumor del “acto del Norte de Corea” en cuanto al caso de Sony Pictures Entertainment y maldijo que “tomaría la contramedida correspondiente, calcularía severamente el caso y haría la sanción de represalia adicional”.

El culpable debe ser castigado merecidamente.

Sería mejor que EEUU reflexione profundamente de sus actos malintencionados y saque la lección merecida.

Tenemos una clara prueba de que la administración estadounidense ha intervenido profundamente en la producción de tal película reaccionaria.

Dicen que se ha ideado y producido esa película que calumnia directamente la máxima dignidad de la RPDC e incita el terror según la “guía” de la autoridades norteamericanas que decían que la “película servirá de material de propaganda contra el Norte de Corea”.

Siquiera el “enviado especial de derechos humanos” del Departamento de Estado norteamericano aconsejó a los productores de películas que mantengan tal como son las escenas difamantes a nuestra máxima dignidad al referirse a la necesidad de molestar al gobierno norcoreano.

Todo el hecho demuestra que EEUU es precisamente el caudillo del terrorismo que habla tanto de la lucha antiterrorista por doquier del mundo, mientras maniobra para producir las películas incitantes al terrorismo y difundirlas en varios países del mundo.

Los hechos demuestran que el responsable del presente incidente cae sobre la administración norteamericana y el presidente Obama que controla generalmente la política de su país.

Entonces, ¿Obama podría encubrir sus crímenes por más que se empeñe por oponerse a la justicia en este mundo tan claro y disfrace la falsedad por la verdad?

Por eso, dirigimos una mirada confiable a los actos de “defensores de la paz” encaminados a prevenir el terrorismo y salvaguardar la justicia.

Por supuesto, no sabemos todavía quiénes son ellos y a qué se dedican.

Pero, preferimos considerarlos como nuestros partidarios.

Nuestro ejército y pueblo que aspiran la justicia y la verdad y aprecian la conciencia, cuentan con cientos de millones de partidarios y simpatizantes, conocidos o desconocidos, quienes se han levantado en la lucha sagrada por la justa causa y contra el terrorismo y el imperialismo yanqui, caudillo de agresión.

Obama declaró personalmente la “contramedida correspondiente” a la RPDC, lo cual es una conducta vergonzosa.

No sentimos la necesidad de saber cuál es la “contramedida correspondiente” de Obama.

Los soldados y civiles coreanos nunca se quedarán asustados ante tal declaración.

Ya hemos entrado en el contraataque superintransigente nunca visto.

Sería gran equivocación si el blanco de este contraataque es la trivial distribuidora de películas. Nuestro blanco es todos los bastiones del imperialismo yanqui que dejó a toda la nación coreana el vehemente rencor imborrable.

Para destruir esos bastiones, el ejército y pueblo coreanos ya están listos para enfrentarse contra el imperio en todos los espacios de guerra inclusive el cibernético.

Nuestro contraataque superintransigente superará la “contramedida correspondiente” declarada por Obama y se ejecutará osadamente apuntando a la Casa Blanca, el Pentágono y todo el territorio norteamericano, nido del terrorismo.

Esta es la posición invariable de nuestro ejército y pueblo.

Hoy día, los combatientes de justicia como los “defensores de la paz”, levantados en la cooperación antiyanqui y sagrada guerra antiyanqui para defender la justicia y la conciencia de la humanidad y desmembrar a Estados Unidos, origen de todos los males y caudillo de la injusticia, afilan sus bayonetas tanto en el propio territorio norteamericano como en todos los rincones del mundo.

La justa lucha que ellos desarrollarán en escala mundial logrará brillantes éxitos miles veces más que el ataque cibernético sobre Sony Pictures Entertainment.

Es una veracidad e inevitabilidad del desarrollo de la historia el que la justicia prevalece sobre la injusticia.

Quienquiera que desafíe a la justicia sumándose al bandidesco EEUU, no evitará el castigo rotundo siendo objeto de golpe de la cooperación antiyanqui y la sagrada guerra antiyanqui.

Estados Unidos debe reflexionar sobre sus conductas malas que acarrearon esa desgracia, pedir disculpa ante el pueblo coreano y la humanidad mundial y no cuestionar atrevidamente a otros.

ACNC