Colombia y el imperialismo contemporáneo

0

El lector encontrará sólidamente demostrada la relación entre libre comercio y la guerra, instrumentos utilizados por el imperialismo para obtener sus objetivos de dominación y de acumulación.

caratula libro Renán

José Ramón Llanos

Renán Vega Cantor y Felipe Martín Novoa tienen el gran mérito de poner su acción intelectual en beneficio de los explotados y de quienes luchan por el cambio y contra el imperialismo.

Para que los lectores de VOZ se formen una idea del contenido del libro Colombia y el imperialismo contemporáneo, transcribimos los títulos de los capítulos:

América Latina y Colombia en la geopolítica imperialista; Recuento histórico de las relaciones entre la oligarquía de Colombia y los Estados Unidos; La estrategia militar de los Estados Unidos después de la Guerra Fría; Colombia, un portaaviones terrestre de los Estados Unidos; Colombia, eslabón esencial de la estrategia militar de los Estados Unidos; Sistemas de “conservación”, biosaqueo y despojo territorial: la otra cara de la recolonización imperialista y Dependencia externa, lumperburguesía y capitalismo gansteril.

Categorías de análisis

Lo primero que identificamos en el libro referenciado es la forma como los autores definen categorías como dependencia, imperialismo, recolonización y colonización interna. De igual manera analizan la propuesta teórica de David Harvey sobre la nueva estrategia del imperialismo, que denomina acumulación por desposesión y que es aplicable a las formas de explotación y utilizadas por los Estados Unidos en América Latina.

La categoría de dependencia es reconceptualizada y permite visualizar las nuevas formas de sujeción empleadas por los países centrales para explotar los recursos naturales, especialmente mineros y aun la fuerza de trabajo de los países de la periferia. En el caso de América Latina, connota cómo de nuevo los políticos y el gobierno mismo estadounidense vuelven a definir a nuestros países como “patio trasero”

En el libro los autores prueban que en la batalla planetaria de Estados Unidos, para acaparar la mayor parte de los recursos extranjeros para poder mantener su acumulación y el uso de biodiversidad, ajena para soportar su consumo depredador, Colombia es un peón de brega incondicional de la potencia imperialista. En este rol, incluso se deja utilizar para sabotear los procesos integracionistas como el ALBA, Mercosur, Unasur, tal como sucede con el proyecto auspiciado por los norteamericanos denominado Alianza Pacífico.

El Plan Colombia

El lector encontrará sólidamente demostrada la relación entre libre comercio y la guerra, instrumentos utilizados por el imperialismo para obtener sus objetivos de dominación y de acumulación.

Uno de los más valiosos aportes del libro Colombia y el imperialismo contemporáneo es el más pormenorizado análisis del Plan Colombia, sus antecedentes, los instrumentos utilizados para potenciar y refinar la represión del ejército colombiano bajo la orientación de la inteligencia y el aparato militar norteamericano. Con ese fin el ejército nacional se convirtió en uno de los más poderosos de los países situados al sur del río Bravo, además en el más costoso, hasta el punto que sus gastos representan el 6.5 por ciento del PIB; en cambio el resto de ejércitos latinoamericanos apenas gastan entre el 1.5 y el 2 por ciento.

La burguesía colombiana, en desarrollo de su política represiva y de sometimiento al pueblo, ha convertido el ejército de tierra en uno de los más grandes, al respecto los autores destacan que mientras este cuerpo armado contaba con 210 mil miembros, el de Brasil tenía 190 mil; el de Francia 137 mil y 125 mil el de Israel.