Cartas

0

La lista uribista

La lista uribista al Senado es una vergüenza. Está toda la fauna de la ultraderecha colombiana. Fascistas como Paloma Valencia y otros de los integrantes, conocidos por sus posiciones públicas, que llaman a arrasar a la izquierda y a la guerra delirante en el país. No se puede reducir el problema a que José Obudlio salga de la lista como lo exige Óscar Iván Zuluaga, posando de honrado, porque en realidad es cómplice del entuerto. Es que no se salva ninguno de los candidatos y candidatas. Todos tienen familiares en la parapolítica, presos por delitos comunes o libres por condena cumplida. No se trata solo de los hermanos de José Obdulio, la ex ministra María del Rosario Guerra de la Espriella tiene un hermano, el famoso Joseito, que purgó pena por el proceso 8.000 y ahora es uribista. Parece que ser delincuente es la licencia para estar en esa terrible nómina. Y Uribe Vélez tiene el privilegio de la impunidad por aquello de la comisión de absoluciones. Todos caerán y tendrán que rendir cuentas ante la justicia. María Bueno (vía Internet).

358136_95946_1

Abogados de pacotilla

El señor Granados, uno de los flamantes abogados de Álvaro Uribe, anunció que demandará por calumnia e injuria al magistrado Gallo del Tribunal Superior de Medellín –sala de justicia y paz-, porque en su sentencia ordenó investigar al cuestionado ex presidente. No sabe el señor Granados que esos tipos penales no caben en las sentencias judiciales, que de ser mal elaboradas e infundadas, como no es el caso de la que comentamos, incurrirían en el delito de prevaricato. Pero este señor Granados, pantallero de oficio, no conoce el Código Penal y sin embargo se presenta como un eminente penalista. Nada que ver. Camilo López (vía Internet).

Confianza perdida

En un comunicado las FARC-EP plantean recuperar la confianza en la mesa de La Habana, resquebrajada por el gobierno de Santos con el marco jurídico para la paz y el referendo constitucional, dos esperpentos que pretende imponer a la guerrilla, sin tener en cuenta el carácter bilateral de la negociación. Costará trabajo recomponer la confianza perdida y con la campaña pública de Santos será cada vez más difícil. Hay que respetar el Acuerdo General y la agenda que plantea el itinerario que es menester cumplir hasta que todo esté acordado. De lo contrario nada estará acordado y será el fracaso del proceso de paz. La responsabilidad será de la prepotencia de Santos y de los cantinflescos ministros como el señor Pinzón. Alberto Medina (vía Internet).

¿Qué pasó con Progresistas?

En VOZ se informó hace varias semanas de los acercamientos entre organizaciones de izquierda, incluido el grupo progresistas. Sin embargo, la sorpresa fue mayúscula cuando nos enteramos por otros medios que Navarro pactó con los verdes y Colombia Democrática un acuerdo electoral de centro. ¿Qué pasó? ¿Se equivocó VOZ? ¿Navarro le puso conejo a la izquierda? Sería bueno conocer cuál es la respuesta, porque lo cierto es que la unidad de la izquierda está más lejos que nunca en una coyuntura popular tan significativa. ¿O no es así? Víctor Polanía (vía Internet).