Cartas

0
157

Felicitaciones

Un abrazo fraterno a todo el equipo de redacción del semanario VOZ. La edición VOZ 3044 me pareció muy buena edición, el crucigrama y la sopa de letras gusta mucho a nuevos lectores, invitar escritores nuevos y entrevistas de actualidad hacen del semanario un verdadero vocero del pueblo. Atentamente Uldarico Flórez, vía email.

No al referendo uribista

Uribe siempre que se siente contra las cuerdas saca iniciativas ridículas como lo del referendo. Aunque no fue producto de una iniciativa de este calado jurídico, si fue importante para que reviviera en el 2004 la figura antidemocrática de la reelección. Se hizo reelegir como presidente y si no es por la Corte Constitucional que le cortó las alas, le habría metido al pueblo colombiano su segunda reelección. Recordemos que para alcanzar todo esto ofreció dádivas a parlamentarios de dudosa procedencia, de ahí nació el famoso caso de la Yidispolítica y el ofrecimiento de las notarías en todo el país. Por eso no al referendo uribista y más cuando vienen del paraco mayor. Atentamente Armando Rodríguez, vía Facebook.

Enemigos de la paz

La DEA, quién sabe que otra entidad de inteligencia gringa, y la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez conspiraron para atentar contra el proceso de paz y la Jurisdicción Especial para la Paz. Son unos criminales que tienen las manos untadas de la sangre de incontables colombianas y colombianos que con seguridad no habrían enfrentado la misma violencia si no hubieran llevado a la práctica esta conspiración contra la solución política. Atentamente Santiago Correa, vía Facebook.

La herida de muerte

Recuerdo escuchar a alguien decir en 2018 que a pesar de la desconfianza que producían las instituciones colombianas, en ese punto eran más creíbles las acusaciones de la Fiscalía que la defensa de Santrich. Por supuesto, fue una persona de esas que corrieron a hacerle campaña y hasta vaca al pusilánime de Humberto De La Calle. Uno puede tener muchas críticas y diferencias con personajes de la antigua comandancia de las FARC-EP, pero de ahí a ponerse del lado del criminal de Néstor Humberto Martínez hay un gran trecho donde se pierde la ética y la dignidad. ¿Dónde están la Alianza Verde y sus simpatizantes retractándose y pidiendo disculpas por apoyar este atentado terrorista contra el proceso de paz? ¿Dónde están las y los «activistas por la paz» reconociendo el error? ¿Les da miedo dar opiniones impopulares y políticamente incorrectas, o les da pena agachar la cabeza y reconocer que les tramaron con semejante montaje? El uribismo, la DEA y la tibieza en el Congreso son culpables de este engaño y de haber herido de muerte la implementación del Acuerdo. Atentamente Sebastián Row, vía Facebook.

La guerra tiene que parar

Josué David Pascue Tenorio resultó muerto el pasado 8 de noviembre en medio de un hostigamiento de una disidencia de las FARC a Belalcázar, cabecera municipal de Páez en el oriente caucano. Tenía 11 años y su familia y él eran integrantes del Resguardo Indígena de Chinas. La guerra es una tragedia que se ensaña con los más pequeñitos, con los humildes y con sus territorios. ¡Esto tiene que parar algún día! Lizeth Montero, vía Facebook.