Cartas

0
160
Foto: Aztlek via photopin cc

Agro digno

El agro colombiano en toda la historia del país, ha sido el gremio más desamparado y maltratado por las diferentes políticas del gobierno de turno, que nunca han reconocido los grandes esfuerzos y sacrificios del campesinado colombiano; héroe del trabajo y de la producción alimentaria. Ruina económica y sangre derramada han sido las variables impuestas al campesinado. Los convenios destructores como la “Apertura Económica”, los “Tratados de Libre Comercio”, que de libre nada tienen, se convierten en monopolios que destrozan la columna vertebral de la economía campesina, sometiendo sus productos a pérdida. Antes de implementar la horrenda política neoliberal y llevarla al campo han debido estructurar políticas beneficiosas y sostenibles. Políticas como Agro Ingreso Seguro (AIS), entrega de baldíos a multimillonarios, despojos violentos, entre otros, obligan a la indignación y al repudio nacional. Factores como el alto costo de abonos, agroquímicos, importaciones, transporte, cadena de intermediarios, contrabando e impuestos pauperizan las familias campesinas. Omar León Muriel Arango (vía Internet).

Foto: Aztlek via photopin cc
Foto: Aztlek via photopin cc

Sicarios encapuchados

Los sicarios encapuchados sí existen. Son los escuadrones de la muerte del régimen fascista de Santos, escuadrones de camisas negras hitlerianos conocidos como ESMAD. Con el rostro cubierto por cascos oscuros han asesinado campesinos, mineros, jóvenes, es decir, población civil. Y sus testaferros en los medios privados de manipulación (autodenominados “de comunicación”) difunden imágenes que muestran a los sicarios del ESMAD como si fueran las víctimas. La mezcla del TLC + ESMAD + FUERZAS MILITARES + FUERZAS PARAMILITARES = barbarie capitalista contra Colombia y contra las y los colombianos. Es decir, locomotoras fascistas. Claudio Rico (vía Internet).

Macartismo ordinario

Lo que hizo Santos al señalar a Marcha Patriótica de ser responsable de los actos violentos que originó el ESMAD en Bogotá y en otros puntos geográficos del país, se llama macartismo ordinario. ¿Cómo puede un presidente ser tan irresponsable? Afortunadamente Carlos Lozano los puso en su lugar, escuché sus declaraciones radiales muy directas, sin temores, ni escondiendo la franqueza. Marcha Patriótica sigue adelante, al frente de las luchas sociales y populares. Duélale a quien le duela. Guillermo Rivas (vía internet).

Contradicciones en la curia

El papel de monseñor Luis Augusto Castro en Tunja tratando de encontrar caminos democráticos de solución al paro agrario, fue bien distinto al del cardenal Rubén Salazar, quien se unió al coro del Gobierno Nacional contra los manifestantes, buscando chivos expiatorios a quienes responsabilizar de la inconformidad social. Salazar es heredero de Rubiano, monseñor Castro se presenta con independencia del poder, con autonomía para expresar sus juicios y críticas respecto de las políticas del Gobierno. La Iglesia no puede estar al servicio de los ricos, así lo enseñó Cristo. Magdalena Ramírez (vía Internet).