Cartas

1

La tiranía gringa

Estados Unidos acaba de demostrar que continúa siendo el tirano mundial más criminal del planeta. Ninguna democracia lanza misiles contra otros países y menos aún, cuando estaba en proceso una investigación de la ONU que, como siempre, ha sido cuasi cómplice de los gringos. La tiranía gringa, ejercida por todas las agencias de las tres letras: DEA, CIA, NSA, FBI, GSA, etc., etc., bajo la máscara de Trump, Obama o el payaso de turno, son responsables de las mentiras que contra Siria vienen haciendo y que son repicadas sin ninguna investigación por algunos “periodistas” por todas partes. Los EE.UU. con su show criminal del 11 de septiembre de 2001, cuando se auto-atacaron, reinauguraron la brutal escalada de mentiras y calumnias contra presidentes, trabajadores sociales y todo el que trabaje a favor de sus pueblos o de la paz en cualquier rincón de la tierra.

Al lanzar misiles contra Damasco, Homs y Alkiswa los mismos gringos demostraron que no había producción ni de armas químicas ni de gas sarín, porque la explosión de los misiles habrían generado las masacres más bárbaras en Siria. Lo que querían, era borrar las huellas de sus agresiones permanentes contra estas ciudades. Sólo los asesinos actúan así. Mercedes de Álvarez.

Justicia mediática

En una democracia decente los fallos de las Cortes pasan primero por la competencia de los magistrados de la sala o del tribunal y no por los medios de comunicación. Desde la Corte Suprema de Justicia filtraron el fallo condenatorio a Luis Alfredo Ramos, jefe político de la campaña de Duque y quien tendrá que pasar por lo menos nueve años en prisión por ser el artífice de los testigos falsos en su contra tras el proceso por parapolítica. Lo grave es que la filtración le sirve al uribismo para salir a despotricar de la justicia con sus amigos periodistas, cuya tarea será la de limpiar la cara a un criminal. Es una vergüenza que en las alturas de la justicia, los magistrados jueguen a la política y se convierten en alfiles de los políticos de derecha, y en la base de la misma justicia los ciudadanos tengan que rogar para acceder a ella. Pero que ahora exista una nueva alta corte que se llama: periodistas influyentes. Esa nueva sala de la justicia es la misma que se reunió con el Fiscal Martínez para legitimar las pruebas enclenques con que se acusa a Santrich de narcotraficante. Un exfuncionario de la Rama.

Duque es un servil

Duque es un tipo que no es de la oligarquía, aunque cabe señalar que sí es de familia influyente y ha pelechado por cuenta de la burocracia del Estado, sin importar su servilismo, unas veces al partido liberal, otras al presidente Santos y ahora al expresidente Álvaro Uribe. Es un hombre que quiere ganarse la confianza del establecimiento y por eso no tiene problema en mostrarse como un “dictadorcito” cerrando las cortes de justicia que investigan a su jefe, o decir en televisión que se va a meter con la sexualidad de las jovencitas porque según él, el mejor método de evitar embarazos, no es la educación sexual y reproductiva, sino que las niñas no tenga momentos de “ocio”, como si la sexualidad fuera un delito. Dijo que sí al fracking, es decir, quiere que Colombia no tenga agua, sentenció acabar con los acuerdos de paz y un largo etcétera. Duque es un instrumento funcional para Uribe y la oligarquía feudal que representa. No obstante, corre peligro el uribismo poniendo su proyecto político en manos de un tipo que hasta hace dos meses no lo conocían sino en su casa. Duque no es un poderoso ganadero o terrateniente, es un burócrata inepto y poco inteligente. Duque los va traicionar, no por querer poder como Santos, sino porque es un servil. María Paz.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*