Cartas

0

Educación virtual

Sería interesante e incluyente hacer también virtual la Escuela de Comunicaciones del semanario VOZ. Con Voz Proletaria yo estudié sindicalismo. Antonio Estrada S. Rector y periodista, además suscriptor de VOZ (vía Internet).

VOZ: Estudiaremos esa propuesta. Gracias.

Narcorrupcracia

En esta narcorrupcracia colombiana ya nada sorprende debido a la abundante siembra, consumo interno y exportación de droga, o por la pandémica corrupción en todas las instituciones y a todo nivel de la geografía devastada para fines criminales. Élites de la institucionalidad han esfumado la ética y honradez indispensables para tener la gobernabilidad y la confianza de los ciudadanos. Se ha institucionalizado la telaraña de la corrupción de tal manera que si no está comprometida la gran mayoría, el porcentaje de los criminales, por menor que sea, se ha tomado las riendas del poder y ha logrado desfigurar el Estado Social de Derecho, con gran quebranto del orden público, la justicia y los derechos de los asociados, dentro de un sistema neoliberal catalizador del dinero fácil, concentrado en pocos, y máxime galardón de los adoradores del reino económico excluyente. Con la complaciente participación de los implicados en delitos, buscan en el país del norte, negociar sus comprometidos estados penales con la DEA, la cual en jugada audaz grabó en Miami al exgobernador Alejandro Lyons, acusado en Colombia por 20 delitos. Los colombianos atravesados por la narcorrupcracia de una dirigencia negada a realizar las reformas estructurales que necesita el país, nos vemos abocados a una constituyente que reforme la justicia, la salud, la educación, la manera de elegir magistrados, procurador, etc., donde prime el voto popular y la importante participación académica. Además que tenga como objetivo cambiar la clase política dominante y finalicemos con la bancarrota inmoral y criminal de la narcorrupcracia. Omar León Muriel Arango (vía Internet).

En Guamal, prohibido pensar

Durante muchos meses, la comunidad rural de la vereda Pío XII, en Guamal, Meta, ha tenido que soportar los atropellos de la estatal petrolera Ecopetrol que, protegida por el Esmad y amparada por el alcalde y el concejo de esa localidad, pretende sacar adelante su proyecto exploratorio de Trogón, sin tener licencia ambiental, y que arruinará los suelos y microfundios, en una zona de altísima recarga hídrica, que mantiene vivos a ríos, quebradas, acuíferos profundos y cultivos en esa zona, muy rica en biodiversidad.

De nada valieron las consultas populares, las reuniones amañadas con la gobernación y con otros entes igual de ineficientes y mentirosos. Esta clase de proyectos son trazados y diseñados por profesionales biches y perfumados, sentados en escritorios lujosos de Bogotá, quienes nunca han cogido ni conocen un azadón, que no han visitado las zonas donde pretenden imponer sus “genialidades”. Sólo conocen un mapa, y trazan allí sus esperpentos de proyectos, sin respetar a las comunidades ni al medio ambiente biótico, argumentando que el país necesita recursos de regalías y otras pendejadas por el estilo, como si los ciudadanos del común fuéramos responsables de la quiebra del país, sumido en una corrupción sin castigo, y con una deuda pública que ya va en 130.000 millones de dólares, dinero que está invertido en paraísos fiscales, mientras usted piensa en los goles de Neymar. Víctor Julio Sánchez Mora (vía Internet). 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*