Cartas

0
Alejandro Ordóñez y Néstor Humberto Martínez... ¿De qué se ríen?

Políticas clientelistas

La falta de políticas adecuadas, de firmeza y el gran objetivo de construir un país progresista, se refleja en las actuaciones ambivalentes del presidente Santos. Ejemplos: la inclusión de Néstor Humberto Martínez en la terna para la Fiscalía General de la Nación, segunda institución en importancia nacional, en la cual se definirán connotados procesos penales. Renombrado por ser el conocedor del manejo del poder en Colombia, abogado del gran capital, relacionista entre lo público y lo privado y ocupador de cargos en ambas partes. El abrir una convocatoria pública de meritocracia para Fiscal General, quedó en un saludo a la bandera. No olvidar que el actual Procurador ha sido un infranqueable opositor al gobierno de Santos, especialmente contra los acuerdos de La Habana, llegando al extremo de realizar mítines públicos contra la ley de tierras, en compañía de copartidarios del Centro Democrático y que fue el presidente Santos quien motivó su nombramiento. Las alianzas políticas se construyen con ideas y programas para solucionar los graves problemas de la sociedad y no haciendo concesiones burocráticas y otorgando toneladas de mermelada. Omar León Muriel Arango (vía Internet).

Alejandro Ordóñez y Néstor Humberto Martínez... ¿De qué se ríen?
Alejandro Ordóñez y Néstor Humberto Martínez… ¿De qué se ríen?

El procurador enmudeció

El país se había acostumbrado a que el procurador Alejandro Ordóñez acudiera al quite cuando se trataba de actuaciones que chocaban con la rígida moral que él practica. Por eso, cuando aparecieron las fotografías de los detenidos desnudos en la UPJ de Puente Aranda y los policías fueron pillados infraganti en actos morbosos y violatorios de la condición humana de los detenidos, se esperaba que el señor Ordóñez saliera en defensa de la moral que practica. Pero imitó a Pio XII, que calló cuando los nazis. Leonardo Quiroga (vía Internet).

Ministerio para Clara

No sobran las buenas intenciones, pero parece que mucha gente no tiene ni idea de qué es el poder presidencial, precisamente en un régimen presidencialista, como el colombiano, que, además, es el agente caracterizado del neoliberalismo. ¿Cómo se puede creer que una presidenta de la oposición democrática, con un programa totalmente opuesto al del Gobierno, tenga capacidad de maniobra en el gabinete ministerial para poder hacer alguna cosa significativa para los trabajadores? Me parece que si es consecuente con sus principios, va a durar lo que dura un bizcochuelo en la puerta de un convento. En este semestre lo veremos. No le va quedar otra salida decente que la renuncia irrevocable, para volver a la construcción de un poderoso movimiento de masas que, desde la calle, sea capaz de llegar al gobierno con un programa democrático en el 2018. No hay otro camino. Lo más positivo de esta decisión es la unidad y la convergencia de los sectores que realmente tienen una “clara” vocación de poder para el pueblo a través de una auténtica izquierda democrática. Tiberio Gutiérrez (vía Internet).

Travesuras

Lo del joven estudiante Fabián Vargas, quien fue presentado por los medios como la peor escoria a partir de los informes y las filmaciones de la manifestación por la Policía Nacional y de la administración distrital, es otro falso positivo judicial. Al final, la telenovela terminó (The end) con la realidad de que se trató de una travesura juvenil. Fabián disparó con una pistola de balines, mejor dicho de juguete, ino­fensiva. Para justificar el ridículo lo van a enjuiciar por pánico, que tiene apenas como sanción una multa. ¿Qué hacer con esta democracia colombiana vacía y hueca? María Bueno (vías Internet).