Carta de una madre a su hijo preso

0
El 11 de mayo de 2012, centenares de madres de presos desfilaron desnudas por los derechos de sus hijos presos en cárceles de Colombia

A todas las madres en su día, ¡muchas felicidades! En especial a las de nuestros compañeros presos políticos.

El 11 de mayo de 2012, centenares de madres de presos desfilaron desnudas por los derechos de sus hijos presos en cárceles de Colombia
El 11 de mayo de 2012, centenares de madres de presos desfilaron desnudas por los derechos de sus hijos presos en cárceles de Colombia

Querido hijo:

Hubiese deseado ahorrarme estas palabras, pero el vacío y las ausencias son motivos suficientes para escribirte un día como hoy que se supone, iniciaría con el café que me llevarías a la cama, un beso en la mejilla repentino y un ¡buenos días mamá! Hoy inicié esta mañana sola, con la distancia forzada que nos separaron este día y en silencio elevo mi voz para decirte ¡buenos días mijo!

¿Qué saben las personas que nos separan del dolor de la ausencia? ¿Acaso conocen ese dolor implacable que sale de las entrañas y que hora a hora se recrudece pensando si estarás bien, si has comido, si duermes bien, si no te maltratan, si estas triste? ¿Qué saben esas personas de cuánto daño se hace al separarnos? Si no conocen esa terrible agonía de pensarte lejos, sufriendo cada uno de los días tu suerte allá, encerrado, en cuatro paredes, hacinado, con hambre, desidia, preocupación y frío. Esas personas que nos han separado no te conocen, apenas saben tu nombre, en cambio yo te tuve en mis brazos, vi tus primeros pasos, atendí tus quebrantos y respondí a los llamados nocturnos de tu llanto, arrullé tus sueños y consentí tus palabras cuando empezabas a decir mamá.

No, hijo, ellos no saben quién eres y por eso te maltratan y nos separan, porque no conocen tu bondad y tus sueños, no te han visto crecer ni formarte para vivir como una persona digna, porque eso es lo que desea una mamá para sus hijos, que ellos sean buenos y que nadie les haga daño. Tú no mereces este trato, por eso resiste como lo hago yo desde esta soledad, porque pronto se impondrá el amor y la esperanza por encima del odio y la mentira. Confía en la verdad y la justeza de tus actos, como yo confío y creo en ti.

Hoy es un día en que desearía poder tenerte aquí, compartir las charlas que siempre hemos tenido sobre tu futuro, verte hecho un hombre de bien, un profesional, ejerciendo lo que con tanto esfuerzo y trabajo te hemos dado para que salgas adelante. Eso es lo que la gente que nos separa no entiende, que ha retrasado la realización que toda madre desea para sus hijos, que sean mejores que nosotros y que tengan lo que nosotros no tuvimos. Esta injusticia contra ti es también contra mí y mis sueños compartidos para tu vida hijo.

Sé que el común de las cosas debería ser que hoy recibiera de ti, las atenciones y consentimientos como lo tendrán muchas madres en el mundo, pero ¿qué es un día de la madre sin sus hijos? Por eso te escribo, porque este homenaje que se hace a las madres es por tener hijos, yo en esta ausencia forzada por la mentira y la injusticia quiero que sepas que aquí te estaré esperando, para celebrar juntos el encuentro de tu libertad, la misma que siempre desee para ti como cuando viniste al mundo y te tuve ente mis brazos, ese día que nos conocimos después de nueve meses de ansiosa espera y supe que a partir de ese momento era tu mamá.

Te amo hijo.