Campesinos advierten: Acuerdos o paro

0
Cumbre Agraria del pasado septiembre. Las comunidades campesinas de base a la espera de resultados a sus peticiones. Foto Hernán Camacho.

Se agota la paciencia de los campesinos en las mesas de diálogo con el gobierno nacional

Cumbre Agraria del pasado septiembre. Las comunidades campesinas de base a la espera de resultados a sus peticiones. Foto Hernán Camacho.
Cumbre Agraria del pasado septiembre. Las comunidades campesinas de base a la espera de resultados a sus peticiones. Foto Hernán Camacho.

Hernán Camacho

Luego de al menos una docena de encuentros entre los campesinos agrupados en la Mesa Agropecuaria de Interlocución y Acuerdo (MIA) y el gobierno nacional, no se llega a acuerdos importantes para superar la crisis agropecuaria que originó el paro agrario nacional. Los campesinos advierten que de no existir avances en las negociaciones están dispuestos a volcarse nuevamente a las carreteras y continuar la movilización.

El común denominador de las mesas de conversaciones, instauradas por el gobierno Santos luego de meses de subestimar la fuerza del paro campesino, es el incumplimiento a los acuerdos y la dilación. La falta de voluntad política para concretar lo poco que se ha acordado colmó la paciencia de los campesinos, quienes elevaron un ultimátum: “O vemos avances o vamos al paro”.

Tres son las mesas de diálogo instaladas tras el paro nacional agrario y la movilización de las Dignidades Agropecuarias que entraron en crisis: La MIA, la Mesa de Acuerdo e Interlocución del Catatumbo y la mesa de negociaciones con las Dignidades Agropecuarias. En todas el gobierno repite un libreto bien aprendido para negociar: “Nada se puede hacer si está fuera de la política de la locomotora agropecuaria”. Política que justamente fue la causante de las movilizaciones campesinas que pusieron en jaque al gobierno hace apenas dos meses.

La mesa de diálogo instalada en Cúcuta, cuyo objetivo es darle solución a la crisis humanitaria que afecta al Catatumbo, es la única que ha avanzado en acuerdos, pero genera inconformidad el hecho de no aplicarse de manera inmediata los acuerdos sobre inversión en proyectos de desarrollo local para la región. La tensión se encuadra en el argumento que expuso el gobierno para no avanzar: ley de garantías.

“Necesitamos respuestas y nos movilizaremos las veces que sea necesario”, explicó Olga Quintero, vocera de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), quien además señaló que al término del año las comunidades están esperando avances en las negociaciones que hasta ahora han sido mínimos.

Entre tanto, del pliego de peticiones nacional entregado por la MIA nacional apenas se ha abordado un punto de los seis planteados: la sustitución de cultivos ilícitos. VOZ conoció un paquete propuestas originadas desde la MIA nacional y llevadas a la mesa de diálogo sin ningún resultado positivo. Se discuten, se reformulan, se estudian pero las descarta el gobierno nacional por considerarlas fuera del marco de la política agropecuaria trazada en el Plan Nacional de Desarrollo.

En medio del ambiente preelectoral el gobierno nacional juega con candela. El nivel más bajo de popularidad del presidente Juan Manuel Santos se dio justamente cuando menospreció las peticiones campesinas y subvaloró el paro agropecuario que se mantuvo a lo largo de seis semanas en todo el país.

La mofa gubernamental ante las peticiones campesinas y la respuesta policial violenta llenaron de solidaridad a quienes desde la ciudad seguían paso a paso los acontecimientos en las principales carreteras del país.

Los cacerolazos, las convocatorias inadvertidas para acompañar las pretensiones campesinas, pusieron en jaque la gobernabilidad del primer mandatario. A eso se ve abocado de nuevo el presidente, a menos de cinco meses de la contienda electoral.

“Lo viable sería llegar a unos acuerdos con los estudiantes movilizados en la MANE, con los campesino de la MIA y las Dignidades Agropecuarias. Pero por el contrario, cuando se acude al diálogo y las encuestas mejoran, el gobierno vuelve a la provocación y a la negación de cualquier solución”, comentó Olga Quintero, quien además señaló la necesidad de que el gobierno cambie la estrategia de negociación: “Debe ser inteligente en cumplir con lo acordado y demostrar su voluntad política en las conversaciones con el campesinado”.

Por último, los campesinos anunciaron que el próximo 12 y 13 de diciembre realizarán un gran encuentro con representantes de todo el país, para evaluar los avances en las negociaciones y las acciones que emprenderán para el primer semestre del 2014.