Bogotá: Redes ambientales peatonales, a medias en Teusaquillo

0
375
El mal uso ciudadano del canal del río Arzobispo.

La comunidad hace control social a los proyectos de estas redes, por malos manejos en su adjudicación y ejecución

Carolina Tejada

Desde el año 2007, la Secretaría Distrital de Movilidad contrató con plata del Banco Mundial el diseño de la estrategia de Redes Ambientales Peatonales Seguras (RAPS) para la ciudad de Bogotá. Esta estrategia, diseñada por el reconocido arquitecto Rogelio Salmona, nace con una visión amplia de ciudad que permitiría conectar el Eje Ambiental y las universidades del centro con la Universidad Nacional.

La propuesta implicaba una idea de ciudad que garantizaría el disfrute y goce del espacio público, propiciando una mejor y mayor movilidad urbana, dando prioridad a la población vulnerable, teniendo en cuenta criterios como el estímulo de la identidad cultural y garantizando el cumplimiento de los objetivos previstos en el POT y en el Plan Maestro de Movilidad para Bogotá que incluye el ordenamiento de estacionamientos. Actualmente, de ese proyecto solo está construida la primera parte que es por donde transita el sistema de transporte Transmilenio, por petición de la administración Peñalosa, quien no siguió adelante con todo el proyecto.

Lo que implican las RAPS

Las RAPS en Teusaquillo implicarían la compra de predios, la ampliación de redes peatonales, la adecuación y ampliación de andenes, diseño de plazas e instalaciones dotacionales, entre otros. La Empresa de Aguas, Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, a partir de un estudio del río Arzobispo, realizó unas recomendaciones que se adjuntaron a la propuesta RAPS, tales como el saneamiento y protección del río, entre otros elementos.

Con estas características, las RAPS deberían articularse física y funcionalmente con el sistema de equipamientos urbanos, el sistema de espacio público construido, la estructura ecológica y el subsistema vial, principalmente con el Sistema Integrado de Transporte Público, tal como se planteó desde su diseño y como lo demanda la comunidad de esta localidad.

La apuesta del Distrito

Según la información que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) hizo pública el año pasado, en la adjudicación de obras ambientales peatonales para el sector de Las Nieves y Teusaquillo se intervendrán más de 105 mil metros cuadrados de andenes. La intervención se ejecutaría en un plazo de 16 meses incluyendo los estudios y diseños.

Otro de los proyectos es el de los Nodos Universitarios y Ambientales de la Localidad de Teusaquillo, a través de las acciones de espacio público en los ejes de las calles 45, el Park Way, el Canal Arzobispo y la calle 34, entre otros. La intervención tendría una meta física de 59.721 metros cuadrados de espacio público, y beneficia de manera directa a 88 mil habitantes, esto sin incluir la población flotante.

El control de la comunidad

En la localidad de Teusaquillo se ha conformado un Comité de Control Social al proyecto RAPS, el cual está conformado por ciudadanos de las localidades de Teusaquillo y Santa Fe, y han venido trabajando en diferentes procesos por el mantenimiento y mejora del territorio, entre ellas la seguridad y la movilidad, la recuperación del canal Arzobispo, entre otras. Parte del grupo de este comité ha trabajado desde el 2007, y sistematizó los malos manejos y la información que se relaciona con el proyecto.

Han denunciado que desde el inicio de la adjudicación del contrato de las RAPS en Teusaquillo hasta hoy, el proceso ha carecido de garantías para su ejecución. Cuando se abrió la licitación para retomar la ejecución del proyecto, solo una empresa presentó propuestas, pero así mismo sucedió con los otros procesos de RAPS, igualmente cuestionados y en los que dos consorcios ambientales representados por una misma persona, el ingeniero Yamil Sabbagh Correa, ganaron la licitación de Carvajal, Restrepo y Teusaquillo.

Los contratos en mención, se celebraron con los consorcios Alianza Redes Ambientales I, Alianza Redes Ambientales II, y alianza RAPS, por un valor de 91. 495.330 millones de pesos. Este valor representaría el 6,97% del presupuesto total del IDU para el año 2014.

A pesar de que el comité ha solicitado información sobre el diseño y ejecución del contrato, afirman que: “El actual contratista se ha limitado a efectuar convocatorias a algunos vecinos para dar información superficial, inexacta e incompleta”.

La desconfianza sobre este contrato y su ejecución cobra más interés cuando el comité afirma: “Se ha insistido en la preocupación por la desarticulación del proyecto inicial de RAPS, en sus componentes de sendero peatonal y ciclorruta, los cuales han variado de manera ineficiente y desintegrada de la concepción inicial. Y la generación de un tercer contrato de señalización de bicicarriles, además de no presentarse de manera clara la solución de problemáticas tales como invasión al espacio público, temas de seguridad y conexión con nodos e hitos estratégicos de la ciudad”.

A pesar de las múltiples quejas y de la exigencia ante el IDU para dar respuestas frente lo anteriormente mencionado, la comunidad insiste en que no hay respuestas claras y suficientes; y mientras tanto continúa la aprobación y perfeccionamiento de los contratos IDU-715/2014, cuyo costo es de 20.013 millones de pesos y contrato de interventoría IDU-1540/2014 por 1.438 millones de pesos.

Exigencias de contratación y ejecución

Por un lado, a pesar de que el proceso de contratación ha sido cuestionado, no existe investigación alguna sobre el mismo. Pero además, es preocupante que el proceso con el que inician las RAPS en Teusaquillo esté cambiando su diseño inicial. El comité ha expresado: “No es presentable que a estas alturas de desarrollo del actual contrato no se conozca de manera detallada un nuevo diseño, que la ciudad paga con sus impuestos (…) los diseños que han mostrado no reflejan un aporte urbanístico a la ciudad”.

De acuerdo a la descripción verbal de los contratistas, la adecuación del espacio público, la ampliación de andenes, la construcción de senderos peatonales y la ciclorruta, el saneamiento y protección del río Arzobispo no se realizarían.

La comunidad ha dicho que las RAPS deben ser el desarrollo material de una apuesta de ciudad que proyecte de manera integrada la recuperación de los espacios, tales como el agua, la naturaleza, la construcción de espacios seguros de tránsito y encuentro que incluyan a las personas en condición de discapacidad, los biciusuarios, construcción y mantenimiento de las obras, teniendo como precedente que existen barrios de protección patrimonial.

El comité se ha pronunciado instando a la Administración Distrital a suspender, como medida cautelar, la ejecución de los contratos relacionados con las RAPS Teusaquillo, antes del inicio de obras. Piden adelantar las investigaciones pertinentes frente al proceso y exigen la participación de la comunidad y de otras instituciones que se vean vinculantes con el proceso. La comunidad no ha recibido respuesta de la Administración.