Bogotá: La reserva sigue en peligro

0
Reserva van der Hammen.

Control político al alcalde Enrique Peñalosa por planes que afectarían la reserva Van der Hammen

Reserva van der Hammen.
Reserva van der Hammen.

Carolina Tejada

La Reserva Forestal Thomas Van der Hammen es el pulmón verde más grande en medio de una ciudad en nuestro país. Nos referimos a un área de 1.395 hectáreas, que tiene destinado un 5,84% a zonas de protección donde aún se tienen ecosistemas completos. Hoy día se encuentra amenazada por las pretensiones de la Administración distrital de quererla intervenir para adelantar proyectos de construcción y viales.

Lo que Peñalosa desprecia de la reserva

Según estudios, debajo de la superficie de esta reserva se encuentra una buena cantidad de sedimentos cargados de agua, entre otras riquezas propias de la naturaleza. Además cuenta con la presencia de 187 especies de aves, de las cuales 42 son migratorias, vienen de Norteamérica y de algunos países latinoamericanos. Algunas de estas aves son endémicas, es decir: exclusivas de esta la región, y están en peligro de extinción, como la tingua bogotana y el chamicero cundiboyacense.

Esta zona se ha convertido en el hogar de 23 especies de mariposas, 11 especies de murciélagos, de mamíferos pequeños y roedores como curíes y musarañas.

Para el 2010, se habría elaborado un estudio con la Academia Colombiana de Ciencias y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi entre otras cinco instituciones. Este importante estudio de diversidad de especies que cohabitan en la reserva, como lo son estas aves, también analizó el suelo, el agua subterránea a escala de la reserva, se elaboraron mapas. Sin embargo, al decir de la Administración distrital, dicha reserva ambiental no cuenta con ninguno y por el contrario, se asemeja a un potrero.

La resistencia social y el llamado de la Corte

Desde que inició el periodo de la alcaldía de Peñalosa, se anunciaron los planes sobre la reserva. Organizaciones ambientalistas, líderes comunitarios y la bancada demócrata del concejo de la ciudad se han manifestado en oposición y han presentado diversas iniciativas encaminadas a la defensa de este importante pulmón para la ciudad.

También desde el Congreso varios representantes han solicitado que el alcalde socialice su Plan de Ordenamiento Territorial y el proyecto de construcción de 80 mil viviendas en la Reserva, pues para ellos esta no solo es de interés para Bogotá, sino que su protección es una responsabilidad nacional, y “se creó como reserva con base a una orden del Ministerio de Ambiente. Es una reserva de orden regional. No es un tema solamente local y tenemos que verificar cuál es el interés del alcalde Peñalosa de urbanizar”, afirma el representante Inti Asprilla.

La decisión del alcalde ha sido la de no acudir a los llamados de los congresistas, bajo el supuesto de que “la reserva Van der Hammen y el Plan de Desarrollo son temas locales que no ameritan debates de control político en el Congreso”.

Sin embargo, a inicios del mes de noviembre, la Corte Constitucional, con siete votos a favor y dos en contra, ordenó que el alcalde Enrique Peñalosa asistiera a un debate de control político en el Congreso. La preocupación es la suerte de las 1.395 hectáreas que conforman esta reserva natural.

Mientras se da el control político, las organizaciones ambientales denuncian que la no asistencia del alcalde a estos llamados es parte de una estrategia de dilación del tema, para adelantar sus planes de cemento sobre este pulmón de la capital. Preocupa que en septiembre y octubre la Administración distrital haya solicitado a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, los términos de referencia para la sustracción de un área de la Reserva Forestal, con el fin de adelantar proyectos de infraestructura vial. Se trata de 90 hectáreas de esta zona que serían intervenidas inicialmente.