Aquí está la plata para la ‘U’

0
Concierto por la educación en el Parque de los Periodistas, en Bogotá, el pasado 23 de noviembre. Foto cortesía Nelson Cárdenas.

Con leguleyadas y evasivas los representantes gubernamentales responden a las propuestas de estudiantes y profesores, en las que se demuestra que sí existen recursos para salvar y sostener a las universidades públicas

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino 

Que no hay dinero y que este es el Gobierno que más ha destinado recursos para la educación, son las frases más utilizadas por el presidente de la República, Iván Duque, para responder a las peticiones de docentes, trabajadores y estudiantes universitarios, quienes desde hace casi dos meses adelantan un paro universitario en todo el país, exigiendo recursos para terminar el presente semestre académico y para sostener a la universidad pública los próximos años.

Las negociaciones -que al cierre de esta edición se retomaban-, han tenido muy pocos puntos de acercamiento, porque, como lo dicen los estudiantes negociadores, el Gobierno solo se ha encargado de dilatar, no atender las solicitudes y reclamar por el no levantamiento del cese de actividades académicas.

Aunque no ha habido ningún acuerdo, como se ha dicho en medios de comunicación, sí hubo aproximaciones sobre una necesaria reforma a la financiación de estas instituciones educativas, una reestructuración al Icetex que incluye revisar las tasas de créditos, el Plan Nacional de Desarrollo, la reforma a las regalías y los puntos a sumar al IPC en crecimiento para presupuesto de las universidades.

En este último, el Gobierno propuso un punto más con respecto a la escala acordada con los rectores. El mismo primer mandatario de los colombianos manifestó que le había pedido a la ministra de Educación, María Victoria Angulo González, hacer un esfuerzo adicional según el cual el incremento para el próximo año sería del IPC más un 3,5%, y del IPC más 4,5% para 2022.

“Es importante señalar que ya en estos más de 100 días de trabajo se ha logrado un aumento muy importante en el presupuesto para el sistema de educación superior pública el IPC + 3% (2019) + 4% (2020)+ 4% (2021) y + 4% (2022)”, explicó el Jefe de Estado.

Replantear el Icetex

Sin embargo, para los representantes de la comunidad universitaria en la mesa, no es suficiente, y reclaman además, que debe quedar en el Plan Nacional de Desarrollo para que sea norma.

Así las cosas, este se convierte en uno de los temas principales de las reuniones que se adelantan desde el pasado martes 27 de noviembre, ya que para la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU, se debe aumentar el presupuesto de manera escalonada, aunque no como se propone desde el Estado, sino a partir de 4 hasta llegar al 11%, para que dentro de cuatro años se entreguen a las universidades los dineros que se están recaudando a través de la reforma tributaria de 2016, con destino a las Instituciones de Educación Superior Públicas, IES.

Para el profesor Pedro Hernández, presidente de ASPU, y negociador, dinero sí hay y está en el recaudo para las IES, producto de la última reforma tributaria, que es de casi un billón quinientos mil millones de pesos: “Esa plata no nos la están dando, sino la están enviando al Icetex. Aunque el Presidente diga que no hay plata, nosotros decimos que sí porque además Ser Pilo Paga en los próximos años va a gastar menos plata, entonces ese dinero que nos lo vaya dando a las universidades. Ellos justifican enviar esa plata al Icetex, que presta para que la mayoría de esos dineros se vaya al sector privado, además, a través del Icetex financian Ser Pilo Paga”.

Entre los temas que falta tratar a fondo con el Gobierno está una reforma estructural a la educación superior, puesto que según ASPU, de la plata nueva que llegue, principalmente debe ser para la formalización de profesores catedráticos y ocasionales; y de regalías hay que hacer prioridad en terminar las obras inconclusas de infraestructura y dotación. También se habla de destinar recursos de regalías en programas puntuales de bienestar.

Enfrentan al modelo

Ante el recurrente argumento gubernamental de la falta de dinero, los estudiantes también han identificado fuentes de financiación que han propuesto estudiar. Por ejemplo, usar los recursos del Fondo Interministerial, a lo cual han recibido como respuesta que esos dineros se han usado en necesidades del Ministerio de Hacienda. “En ese Fondo inicialmente había 44 mil millones de pesos, pero ellos dicen que ahora hay como cuatro mil millones nada más. Es decir, nada para nuestras exigencias”, comentó a VOZ Andrés Gómez, vocero nacional de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior, Unees.

De la misma manera, han planteado contar con el Fondo de Ahorro de Estabilización, FAE, creado para el manejo de los recaudos de regalías. Y, están las utilidades del Icetex: “Como se sabe, estos son créditos que operan con interés compuesto, donde se capitalizan intereses y se generan ganancias que se reinvierten en nuevos créditos para generar mayor capital. Hemos propuesto que esas utilidades no sean para nuevos créditos, sino para suplir Ser Pilo Paga. Como ya a partir del próximo año se liberan recursos de eso, planteamos que sirva para financiar la base presupuestal de las universidades públicas. Alcanza para mucho porque las utilidades están por el orden de 800 mil millones de pesos, por año”.

La respuesta de la cartera de Educación es que la ley orgánica del Icetex dice que esos recursos se deben reinvertir en lo mismo. “Entendemos que nos enfrentamos a un modelo de financiación a la demanda más allá que de financiación a la oferta y los ministerios no quieren acceder. Ante nuestras propuestas, se sientan a estudiarlas, pero siempre se niegan basados en aspectos jurídicos. Solo dicen que no se puede, que no se puede…”

Al igual que los profesores, el movimiento estudiantil en la mesa ha dicho que de la reforma tributaria de 2016 hay recursos de renta, IVA social y excedentes de cooperativa, que están por encima de los 1,2 billones y debían llegar a las bases de inversión y funcionamiento de las IES, pero que se han destinado al Icetex. La respuesta ha sido que para 2019 los excedentes de las cooperativas, que son alrededor de 50 mil millones de pesos empezarán a llegar a estas instituciones. Por este motivo, los estudiantes volvieron a la mesa el pasado 27 de noviembre, con una propuesta técnica para la ejecución de esos recursos, según la cual todos esos recursos deben pertenecer a la IES como está destinado en el documento de la reforma tributaria. A esta reunión, el Gobierno debía llegar con respuestas a otras propuestas hechas con anterioridad por los universitarios.

“Vemos que sí hay recursos, solo que no hay voluntad política del Gobierno nacional, entendemos que es por una cuestión política, por el modelo de país, y es algo en lo que ellos no quieren ceder”, concluye Andrés Gómez, aunque mantiene la esperanza de lograr un acuerdo que salve a las universidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*