Apoyamos el nuevo paro agrario

0

Le solicitamos al gobierno cumplir los compromisos suscritos con las organizaciones campesinas, adelantar un diálogo serio para buscarles soluciones a los problemas que ha generado el conflicto, y respetar el legítimo derecho de los campesinos y demás sectores afectados a la protesta

Marcha de apoyo a campesino

Gloria Inés Ramírez

El 28 de abril se inició un nuevo paro agrario en el que participan los papicultores, los caficultores, los paneleros y otros sectores agropecuarios y cuenta con el respaldo del movimiento sindical, del estudiantado, de los transportadores y de un amplio abanico de organizaciones sociales.

La causa del paro está en el incumplimiento por parte del gobierno de los acuerdos hechos a raíz del paro nacional agrario del año anterior con diversas organizaciones campesinas, particularmente en lo relacionado con los precios de insumos agropecuarios, como los abonos, los fertilizantes y los fungicidas; la falta de control a las importaciones que, unida al contrabando y a los efectos de los tratados de libre comercio, somete al campesinado a una competencia desleal que le produce resultados desastrosos; el pago de algunas deudas del gobierno a los campesinos y alternativas para quienes tienen deudas con los bancos y carecen de recursos para pagarlas; en fin, atención a los múltiples problemas que tienen a muchos campesinos, especialmente a los más pobres, en situaciones verdaderamente críticas.

Sin embargo, la posición del gobierno se limita a repetir las mismas mentiras de siempre: que los compromisos con los campesinos se han cumplido y, por lo tanto, no hay razones valederas para el paro, sino motivaciones políticas, y el ministro de Defensa vuelve a decir, como en ocasiones anteriores, que el paro está infiltrado por grupos terroristas. Desde luego, estas invenciones fantasiosas están dirigidas a descalificar la protesta y a justificar las medidas gubernamentales contra el paro y la bien conocida brutalidad del Esmad contra los manifestantes.

En vista de esta situación, le solicitamos al gobierno cumplir los compromisos suscritos con las organizaciones campesinas, adelantar un diálogo serio para buscarles soluciones a los problemas que ha generado el conflicto, y respetar el legítimo derecho de los campesinos y demás sectores afectados a la protesta. A quienes adelantan la lucha les ofrecemos toda nuestra solidaridad, al tiempo que llamamos al movimiento sindical y popular y a toda la opinión democrática del país a rodear del más firme respaldo el paro agrario para que pueda alcanzar sus justos objetivos.