Ante pliego de trabajadores en la ETB, ¡contrapliego!

0
La visión del pliego de peticiones va más allá del tecnicismo del plan estratégico de la administración. Foto archivo.

Carlos Fernández*

El nuevo Plan Estratégico Corporativo 2012-2016 de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá trae una buena noticia: la gestión de la empresa no se orientará a buscar un socio estratégico que la capacite para competir en el cada vez más monopolizado mercado de las telecomunicaciones. Con eso se da fin, por ahora, a las maniobras privatizadoras de administraciones anteriores, entre las que se destaca la del ex alcalde Samuel Moreno, y las del propio Gobierno Nacional, cuando el señor Moreno fue destituido.

La visión del pliego de peticiones va más allá del tecnicismo del plan estratégico de la administración. Foto archivo.
La visión del pliego de peticiones va más allá del tecnicismo del plan estratégico de la administración. Foto archivo.

El desgaste que significó la búsqueda de un socio estratégico –que no era otra cosa que el camino para la privatización completa de la empresa- tuvo un impacto significativo en la estructura técnica y financiera de la empresa. En efecto, para 2011, la empresa aparece como líder en el mercado de telefonía local, con el 26,5% de los suscriptores, en tanto que sólo detenta el 14,1% de los suscriptores de internet dedicado (contra el 30% de UNE y el 29,6% de Claro), el 0,3% de televisión (a través de la adquisición de la firma Ingelcom) y el 1,4% del internet móvil (contra el 53,8% de Movistar y el 21,3% de Claro); en telefonía móvil, no participa. En materia financiera, sus ingresos operacionales representaron el 8% del sector de telecomunicaciones del país.

Las nuevas metas

El Plan Estratégico mencionado presenta como orientación de su actividad la concentración en tres nichos de mercado: i) hogares; ii) empresas y gobierno y iii) servicios de infraestructura, con sus respectivos segmentos diferenciados. Se plantea como meta tener en el año 2022 ingresos por un valor de US$2.500 millones, lo que implicaría que sus ingresos deberían crecer a una tasa promedio anual de 9,5%. Entre 2005 y 2008, dicha tasa de crecimiento promedio fue de 0,3%, con el agravante de que el incremento de ingresos entre septiembre de 2011 y el mismo mes de 2012 corrió por cuenta de los ingresos no operacionales, en tanto que los operacionales disminuyeron en una importante proporción de 5,5%. Para alcanzar las nuevas metas, entonces, se deberá realizar un esfuerzo enorme que debe basarse, en lo fundamental, en el potencial que representa su personal técnico, administrativo y operativo, que ha acumulado unos conocimientos y una experiencia invaluables.

El nuevo pliego de peticiones

En este contexto, el sindicato de trabajadores de la ETB –Sintrateléfonos– presentó en diciembre pasado un pliego de peticiones para modificar, parcialmente, la convención colectiva cuya vigencia expiró el 31 de diciembre de 2012. El pliego no se limita a las reivindicaciones económicas de los trabajadores sino que da cuenta de la visión estratégica que ellos tienen sobre el futuro de la ETB, visión que trasciende el tecnicismo y la aproximación meramente comercial del Plan Estratégico de la administración.

En efecto, el pliego aborda temas centrales como la vinculación de los objetivos de la empresa a los objetivos del Plan de Desarrollo Distrital en materia de telecomunicaciones; demanda una declaración conjunta de la administración y del sindicato en contra de la tercerización de que han sido objeto algunas actividades propias de la empresa y que constituyen una forma disimulada de privatización; reivindica el derecho de la población al acceso a las tecnologías de la información y de la comunicación como política pública, en la cual la empresa debe jugar un papel primordial en Bogotá y su área de influencia y, en fin, se opone a que se cargue el esfuerzo por disminuir los costos al rubro de pago de personal, el cual, entre otras cosas, viene disminuyendo a una tasa promedio anual de 3,3%, si bien entre septiembre de 2011 y septiembre de 2012 se incrementó en 8%.

En materia económica, el rubro central se refiere al aumento salarial. Buscando recuperar capacidad adquisitiva perdida en los últimos siete años, el sindicato plantea un incremento del salario equivalente al incremento que se aprobó para el salario mínimo (4,02%) más 10 puntos porcentuales. El costo de este incremento, con su impacto automático sobre las prestaciones, más el costo de las restantes peticiones prestacionales, representaría un incremento del 2,7% sobre los costos y gastos operacionales calculados para el año 2012 completo.

En respuesta a este pliego, la administración de la ETB presentó un contrapliego mediante el cual busca acabar con una serie de prestaciones económicas y sociales de los trabajadores, como son el servicio médico, los colegios de primaria y bachillerato en que se educan los hijos de los trabajadores y el centro vacacional. Al mismo tiempo, con el pretexto de financiar algunas de las metas del plan estratégico, hizo una emisión de bonos en el mercado internacional de capitales por US$300 millones, a diez años, a una tasa de 7% anual, lo que implica elevar el pasivo de la empresa en 21% respecto al pasivo proyectado para diciembre de 2012. No se consideraron otras fuentes de ampliación de la disponibilidad de recursos para la inversión, como pudo haber sido un incremento del capital de la empresa que suscribiera el socio mayoritario, el Distrito Capital de Bogotá.

Por estas razones, la negociación se ha obstaculizado y los trabajadores se aprestan a una ardua batalla.


* Investigador del CEIS