Adiós a un luchador consecuente

0
Guillermo Asprilla (QEPD).

Las voces de la izquierda en Colombia le reconocen a Guillermo Asprilla su fidelidad a las convicciones revolucionarias y democráticas.

Guillermo Asprilla (QEPD).
Guillermo Asprilla (QEPD).

“Un luchador consecuente, honesto y revolucionario, ejemplo de coherencia. Honor a su memoria”, fue la primera impresión del secretario general del Partido Comunista Colombiano, Jaime Caycedo, al conocerse la muerte del jurista, profesor, ex secretario de Gobierno y ex director de la Unidad Administrativa Especializada de Servicios Públicos, Guillermo Asprilla.

El abogado, egresado de la Universidad Nacional, era el escudero de la administración de Gustavo Petro y una de las mentes más brillantes del progresismo. Su militancia política estuvo ligada al Movimiento 19 de Abril y en los años 90 en la AD-M19. Fue asesor en la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 e hizo parte del famoso Congresito. Como profesor fue destacado en la cátedra de Ideas Políticas y doctrinante en Teoría del Estado en las facultades de Derecho de las universidades Nacional y Libre.

Como jefe de la política en la Secretaría de Gobierno, Asprilla sacó adelante el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana. Fue catalogado como un político difícil de derrotar y excelente expositor de sus tesis. En el debate público contra quien encabezaba la revocatoria al alcalde Gustavo Petro, el uribista Miguel Gómez Martínez, se desenvolvió como un audaz político y finalmente derrotó la iniciativa.

Asprilla estuvo al frente de la implementación del modelo de Basura Cero en la capital, que le costaría enfrentamientos fuertes contra quienes ostentaban la calidad de dueños de las licencias de recolección y manejo de residuos en la ciudad. Gracias a su tenacidad, el nuevo modelo de recolección de basura quedó en manos del Distrito. Dejo la Secretaría de Gobierno y atendió la Unidad de Servicios Públicos para consolidar lo que ya había empezado en cuanto a aseo.

Ya como director de la Unidad Administrativa Especializada de Servicios Públicos dejó en firme el modelo y confrontó las críticas sobre el alquiler de carros recolectores de basura que utilizó para mitigar el complot emprendido contra la administración Petro y las ineficiencias del el nuevo modelo.

En su labor como jurista se le reconoció como el hombre que acompañó las comunidades pobres de la localidad de Usme cuando estas fueron azotadas por la tragedia del relleno de Doña Juana. Luego de un largo proceso, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó el pago de una indemnización a cada uno de los residentes y trabajadores de 170 barrios del sur de Bogotá, víctimas del derrumbe de las montañas de basura. Allí Guillermo Asprilla actuó como apoderado de los demandantes.

Asprilla sufrió golpes políticos como su destitución. Es recordado por la frase: “Me destituyeron por defender a los pobres de la ciudad”. Y es justamente esa demanda el pretexto que utilizó la Procuraduría General de la Nación para sancionar y darle muerte política desde el despacho de Alejandro Ordóñez, quien desde el Ministerio Público emprendió una batalla ideológica contra la izquierda.

Las voces de la izquierda en Colombia le reconocen a Asprilla su fidelidad a las convicciones revolucionarias y democráticas. Lo recuerdan como un hombre de una altura política y difícil de flanquear. En su último mensaje público que se le conoció, el pasado 9 de mayo, manifestó: “Es preferible una paz incierta a una guerra segura” analizando la contienda presidencial que se avecinaba. El Partido Comunista Colombiano lamentó su muerte y le extendió un abrazo de solidaridad a su familia y a sus copartidarios.