Acusados por falsos positivos de la vereda Palmeras, en Vista Hermosa (Meta)

0
Familias esperan verdad sobre falsos positivos en el departamento del Meta. Foto Kikyo.

Cada vez se conocen más casos de muertes de jóvenes campesinos a manos del Ejército Nacional en el departamento del Meta

Familias esperan verdad sobre falsos positivos en el departamento del Meta. Foto Kikyo.
Familias esperan verdad sobre falsos positivos en el departamento del Meta. Foto Kikyo.

Redacción DD.HH.

El 23 de junio de 2006 en la vereda Palmeras del municipio de Vista Hermosa en el departamento del Meta, fueron asesinados los campesinos menores de edad José David Baquero Repizo y Andrés Cubides Zuluaga. Los crímenes fueron cometidos por miembros del Batallón de Contraguerrilla No 42, Héroes de Barbacoas, del Ejército Nacional, Compañía Bisonte, quienes reportaron a los campesinos como guerrilleros dados de baja en combate.

Por estos hechos la Fiscalía Especializada 62 Delegada ante los Jueces Penales del Circuito Especializados, adscrita a la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, profirió acusación el 15 de diciembre de 2011 contra los soldados Marco Tulio González Ferrer, José David López, Diego Luis Ruiz, Pedro Pascual Villegas Nova y el capitán Diego Fernando Giraldo Castañeda por considerarlos presuntos coautores responsables de los homicidios de los campesinos en mención.

El sargento segundo Marco Tulio González Ferrer según la investigación, presentó y firmó un informe al capitán dando a conocer unos hechos que jamás sucedieron.

Según Ramiro Orjuela abogado de la parte civil, este informe fue crucial en el desarrollo de la investigación, ya que da cuenta de quiénes participaron en la operación “Meteoro”, es decir hombres de la compañía “Bisonte 5”, autores del secuestro y de la ejecución extrajudicial de los menores.

En relación con el delito de falsedad ideológica en documento público por el cual es acusado también el sargento segundo Marco Tulio González Ferrer, la Fiscalía afirmó que él es el autor material de esta conducta, pues a sabiendas de la falsedad ideológica que se consignaba en un documento público, cuando rindió el informe de la muerte de los dos menores, certificó que el primer equipo recibió fuego de la guerrilla y por ello reaccionaron disparando contra los campesinos, (supuestos guerrilleros).

La investigación revela que en este caso se presentaron disparos indiscriminados contra los sujetos que momentos antes habían llevado a los predios donde ocurrieron los hechos a quienes se encontraban indefensos y a órdenes de los militares.

Los militares Marco Tulio González y David López Martín de manera libre y voluntaria participaron en la desaparición y asesinato de los menores y posteriormente falsearon todos y cada uno de los documentos necesarios para hacer caer en error a los funcionarios de la Jurisdicción Penal Militar, que conocía de esta investigación y de esta manera ser declarados inocentes.

Los involucrados en este crimen manifestaron que cometieron los homicidios a cambio de permisos, cursos en el exterior y otras concesiones.

Con base en las investigaciones la Fiscalía Segunda delegada ante el Tribunal Superior de Villavicencio ratificó la acusación proferida en 2011 contra estos miembros del Ejército Nacional.