ACEU, en sus 15 años de lucha: Estrecho marco de libertades

0
La ACEU ha resistido a la embestida contra el derecho a la educación.

La Heroica Cartagena fue el lugar donde miles de estudiantes universitarios de todos los rincones del país, reunidos del 22 al 25 de mayo del año 1998 en el I Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios, acordaron en la sesión plenaria crear la Asociación General de Estudiantes Universitarios (AGEU), la cual posteriormente adoptaría definitivamente el nombre de Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios (ACEU). La ACEU significó la síntesis unitaria del movimiento estudiantil en esta época y el vehículo sobre el cual se proyectarían las luchas de resistencia del estudiantado colombiano al embate neoliberal contra la educación superior en nuestro país.

Fue al calor de las luchas contra el Plan de Apertura Educativa (PAE) y la ley 30 de 1992 del gobierno de César Gaviria Trujillo que surgió en 1995 la experiencia de la Asamblea Nacional de Estudiantes Universitarios (ANEU), de la cual se gestaría la convocatoria al I Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios.

Este escenario fue producto de todo un proceso de recomposición política, programática y organizativa del estudiantado colombiano, que inició a finales de la década de los 80 y principios de los 90 del siglo XX, en el marco del derrumbe del proyecto socialista de la URSS y la avanzada devoradora del manto neoliberal del capitalismo y en medio de la más terrible guerra sucia desatada por parte del Estado en contubernio con el paramilitarismo contra el movimiento estudiantil, los movimientos sociales y populares, y contra toda manifestación de oposición al régimen.

La unidad estudiantil

Desde entonces la ACEU ha resistido junto con otras expresiones del movimiento estudiantil y del movimiento social y popular a la embestida contra el derecho a la educación que han encarnado los procesos privatizadores de la educación superior, expresados, entre otros, en el Plan Nacional de Desarrollo de Andrés Pastrana, en la Revolución Educativa y la política criminal del paramilitar Álvaro Uribe Vélez con la larga noche de sus ocho años en el poder, en el proyecto de ley 112 de educación superior que intentaron imponer el nefasto Juan Manuel Santos y su ministra de Educación María Fernanda Campo como ley de la República, entre otras intentonas del mismo tipo.

Han sido tres lustros en los que también la ACEU ha luchado inclaudicablemente por la paz con justicia social entendiendo que la garantía y realización efectiva de los derechos sociales, económicos, políticos y culturales que históricamente le han sido negados y arrebatados al pueblo colombiano es el camino real para superar el conflicto social, político y armado en nuestro país y poder así detener el derramamiento de sangre y las desgracias que trae consigo la crueldad de la guerra.

En esta vía está convocando el “V foro de los universitarios frente al conflicto social y armado” para el mes de septiembre, en la idea de recoger las propuestas de paz de los universitarios en este contexto de los diálogos de paz.

En los diálogos de San Vicente del Caguán, la ACEU fue protagonista en los debates sobre educación y los derechos de la juventud en las audiencias públicas. Hoy propone escenarios de debate en todas las universidades del país, en la idea de que la paz se discuta ampliamente en el territorio nacional. Las propuestas e iniciativas que salgan de este foro serán insumos de vital importancia para el X Festival Nacional de la Juventud y para el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes a realizarse en Quito en diciembre de este año.

Por una nueva universidad

Producto de esta lucha por la paz, la ACEU ha sido víctima de todo tipo de persecuciones y señalamientos, lo que la ha llevado a ser una organización con un fuerte compromiso en la defensa de los derechos humanos. En 2003 ganó el premio de paz otorgado por el Festival Internacional de los Estudiantes en Trondheim, Noruega (Isfit por sus siglas en inglés).

A pesar de esto, la persecución se mantiene e incluso se ha recrudecido bajo el gobierno de Santos, sobre todo con las recientes amenazas en la Universidad de Córdoba, en la Universidad Tecnológica del Chocó, la Universidad Nacional sede Manizales, la Universidad del Atlántico, entre otras, sucedidas durante el transcurso de este primer semestre de 2013.

La ACEU conmemora cada año las iniciativas de conmemoración del Día del Estudiante Revolucionario, por la importancia que reviste recordar con orgullo la sangre derramada en la lucha estudiantil histórica de nuestro país. Somos herederos de una política guerrerista contra la expresión crítica de los estudiantes, que se manifestó en 1928 y 1954 con el asesinato de nuestros compañeros y que se repite hoy con las continuas agresiones contra el movimiento estudiantil por parte de los agentes del Estado.