A Gabriel G.M.: Antes de que lleguen los inciensos

0

Gabriel Garcia Marquez 5

Los muertos no están muertos, los vivos también.
Amarillo el luto, cierra catedrales de lágrimas:
nostalgias del mañana, antes de ayer meridiano.

Indocumentado y triste, casi alegre,
los muertos te miran sin envidia
y lloro recuerdos nuevamente,
al final de los colores y sus dolientes…

Partir a cada instante es sumar eternidades,
soplo de vida en la magia de un mago retirado al paraíso,
compitiendo aguaceros y murmullos de besos,
ojos de perro azul en una jaula de peces,
peces rotos en una jaula de terror.

Mientras pasaba el tren de la infamia, guiñaste un ojo avizor,
y se alzaban los machos y hembras
a conquistar quebradas, caminos mojados de sangre,
para sembrar dignidades y compasiones…

Regresaste de la muerte y ya no mueres.
Regresaste de la vida porque te quedas aquí;
el meñique que eternamente desangraba
hasta llenar el mar que no inventaste,
en tus soledades cubiertas de multitudes y guayaberas…

Desfilan solitarias la muerte y su luna
desfila solitario tu ataúd menguante…
porque solo es pasar otra página más, otra página menos
y los ojos brotados de asombros y bigotes…

Como ante un tío bueno que parte en un barco mañanero
se alza un pañuelo invisible y se me ocurre
que mañana no estarás
y seguirás siendo feliz…

Julio Alvarado

19 de Abril, 2014
Ciudad de Nueva York

* Poeta dominicano, entrañable amigo de VOZ.