El 8 de marzo marchamos por la paz y contra la guerra

48
Movilización de mujeres por la paz, en Bogotá, en 2013. Foto Carmela María.

Hoy como nunca, la lucha por la paz adquiere un gran significado a nivel nacional y mundial. El acuerdo de paz y la lucha por su implementación constituyen un referente político para avanzar en la consolidación de ese anhelo que Colombia clama; que sin duda redundará en frutos para el logro de la paz en el continente. La ofensiva de la ultraderecha representada por el presidente Duque, contra el acuerdo de paz, además de radicalizar el ambiente político para no reestablecer la mesa de diálogo con el ELN, justifica la agresión imperialista contra Venezuela usando nuestro territorio contra el país vecino, violando los mínimos preceptos de la diplomacia y el derecho internacional, poniendo en peligro la paz de Colombia y la de la región. Llamamos a las mujeres de Colombia, de Venezuela, el continente y el mundo a marchar por la paz y parar contra la guerra y la intervención imperialista.

En esta conmemoración del 8 de marzo, las mujeres colombianas reafirmamos nuestro compromiso histórico por la paz, continuando el legado de las mujeres socialistas, que se unieron desde la primera guerra mundial contra todas las guerras imperialistas, condenando cualquier aventura guerrerista que pusiera en peligro la paz de la humanidad. Saldremos a las calles a defender las conquistas históricas por nuestros derechos como mujeres trabajadoras, rememorando el legado de las mujeres emancipadas, portadoras de los ideales socialistas, humanistas y feministas en nuestro país y en el mundo; como de las miles de mujeres trabajadoras, campesinas, insurgentas, estudiantes, amas de casa, académicas, que con sus vidas, esfuerzo e inteligencia y lucha contribuyeron a abrir los espacios que hoy defendemos y por los cuales luchamos en el campo y la ciudad en la vida laboral, cultural, social y política.

Hoy continuamos nuestra lucha por un mundo más equitativo con rostro y pensamiento de mujer, por la paz, por la solución política a los conflictos, por la autodeterminación de los pueblos y contra la guerra, el militarismo y el intervencionismo imperialista.

Una intervención disfrazada de “ayuda humanitaria” o militar directa, en la tierra de la gran heroína venezolana Josefa Camejo y el Libertador Simón Bolívar significaría un paso al abismo por la posibilidad de una confrontación internacional, la cual podría conducir a una conflagración regional y mundial de insospechadas dimensiones, y la profundización del conflicto armado interno.

La amenaza de confrontación militar contra la hermana República Bolivariana de Venezuela, en cabeza del imperialismo, las fuerzas más conservadoras y fascistas del mundo, el continente y de Colombia pretenden apropiarse de recursos estratégicos como el petróleo, la biodiversidad, entre otras, e impedir los desarrollos del movimiento social y político, de las mujeres, las trabajadoras y trabajadores, de  las reformas democráticas y la rebeldía de los pueblos que han abierto caminos a las transformaciones de avanzada en un importante grupo de países del continente, entre los cuales Cuba es un gran ejemplo.

Toda nuestra solidaridad con las mujeres, las niñas, los niños y todo el pueblo venezolano en su lucha y resistencia por defender la soberanía, su autodeterminación e integridad como nación bolivariana por defender el derecho de continuar trabajando en la construcción de naciones soberanas, con equidad, justicia social y en democracia.

Como mujeres respaldamos y acompañamos la propuesta de los gobiernos de Uruguay y México por el diálogo y la paz en Venezuela y nos oponemos a cualquier pretensión guerrerista regional y continental, para lo cual llamamos a las mujeres y a la sociedad en su conjunto a realizar marchas e iniciativas creadoras contra la guerra. En Venezuela y en Colombia se juega hoy la paz, la vida y las posibilidades de luchar por un mundo mejor, con dignidad para mujeres y varones de todo el continente.

El movimiento de mujeres a nivel mundial convoca a un paro internacional. Nosotras nos unimos con marchas por la paz y paramos contra la guerra y contra la agresión imperialista.

48 Comentarios

Responder a Rannevlof Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*