A 42 años de “La Noche de los Lápices”

4
Foto internet.

Renata Cabrales
@RENATARELATA 

La Noche de los Lápices fue el nombre que se le dio a la cadena de secuestros y asesinatos de estudiantes de secundaria, durante la noche del 16 de septiembre de 1976 en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Este suceso ha sido reconocido como uno de los más terribles actos de represión realizados por la última dictadura cívico militar argentina durante los años 1976 a 1983, debido que los desaparecidos eran estudiantes de secundaria menores de 18 años, que en su mayoría, fueron torturados antes de ser asesinados. La Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, Conadep decretó que la policía bonaerense había preparado un operativo para sancionar a quienes participaron en la “campaña por el boleto estudiantil”, considerada por las Fuerzas Armadas como “subversión en las escuelas”.

Luego de que Pablo Díaz, uno de los pocos sobrevivientes diera su testimonio en el Juicio de las Juntas en 1985, fue que este terrible hecho se hizo público.

Marchas de aniversario y testimonio de una sobreviviente

El pasado domingo 16 de septiembre se llevaron a cabo, por organizaciones juveniles, diferentes actividades, como actos y manifestaciones en diferentes partes del país, en el marco del 42º aniversario de la trágica noche de secuestros a jóvenes estudiantes.

Pero este año, la conmemoración del hecho icónico de la represión de la dictadura argentina se da en el marco de un reclamo nacional por la defensa de la educación pública, pues lo que se pide de parte de los movimientos juveniles es no olvidar la lucha de esa época y recordar los nombres de las víctimas.

En una entrevista para Infobae, Emilce Moler habló sobre el terror que padeció la noche de los lápices, la madrugada del 17 de septiembre de 1976. La mujer, que entonces cursaba quinto año en la Escuela de Bellas Artes, con solo 17 años, contó que su vida cambió para siempre en ese momento en que escuchó brutales golpes en la puerta de su casa, que fueron el comienzo de una pesadilla de tres años.

“Estaban todos encapuchados, sin identificación y entraron gritando ‘Ejército Argentino’. Encañonaron a mis padres y les dijeron que venían a buscar a una estudiante de Bellas Artes. No dijeron ni siquiera mi nombre, nunca lo dijeron. Y yo creo que en eso hay un simbolismo fuerte, muy fuerte: lo que venían a buscar era a una estudiante y la venían a buscar por su militancia”, afirmó para Infobae, la mujer, 42 años después de lo ocurrido y quien ahora es profesora de matemática, máster en Epistemología y doctora en Bioingeniería.

De los diez secuestrados, María Claudia Falcone, María Clara Ciochini, Horacio Ungaro, Claudio de Acha, Daniel Racero y Francisco Muntaner siguen desaparecidos, mientras que Emilce Moler, Pablo Díaz, Gustavo Calotti y Patricia Miranda fueron “blanqueados” por la dictadura y quedaron bajo la orden del Poder Ejecutivo Nacional, PEN, como la dictadura llamaba entonces, a los presos políticos sin proceso.

Se dictaminó que los estudiantes fueron secuestrados por participar en la lucha por la creación de un boleto estudiantil en la ciudad, por medio de unas movilizaciones que se habían realizado un año antes, en 1975 y bajo el gobierno de Isabel Perón, pero que supuestamente estaban señalados por la dictadura como “subversivos” y “delincuentes” debido a su militancia en el movimiento estudiantil a pesar de ser apenas unos adolescentes.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*